trabajar-en-un-campamento-de-verano

10 beneficios de trabajar en un campamento de verano

| 0 Comentarios

Share Button

trabajar en un campamento de verano

¿Aún no tienes pensado que hacer este verano? ¿Estás cansado de hacer siempre lo mismo, o de desaprovechar las vacaciones sin hacer nada interesante? Tal vez no te lo has planteado nunca, pero trabajar en un campamento de verano con niños te va a aportar grandes beneficios tanto para tu carrera profesional como para tu desarrollo personal.

Y además, si hablamos de campamentos en Reino Unido o EEUU, vas a tener la oportunidad de mejorar tu inglés. Un verano redondo, ¿no te parece?

Tanto si tienes experiencia trabajando con niños como si no, podrás encontrar un puesto que se adapte a tus habilidades y en el que te encuentres a gusto. Para que te hagas una idea estas son algunas opciones que ofrecen los campamentos:

  • Monitor
  • Instructor de actividades
  • Administración
  • Servicio de comedor
  • Atención sanitaria
  • Mantenimiento
  • Programación
  • Personal de apoyo

Aparte de tu experiencia, también será determinante tu nivel de inglés para que puedas acceder a un puesto u otro.

Pero vamos a lo que nos interesa en este post, lo que te aporta a ti esta aventura. Hay tantos beneficios de trabajar en un campamento de verano que enumerarlos todos sería demasiado largo. Por eso hemos seleccionado estos 10:

1. Te conviertes en un modelo a seguir

Durante el tiempo que estás conviviendo con los jóvenes campistas te conviertes en una de las personas más cool (y más influyente) en sus vidas. ¿O ya no te acuerdas de cuando ibas tú a los campamentos, cómo molaban los monitores?

Ahora tú como monitor de campamento tendrás la oportunidad de impactar a los niños durante todo el tiempo que pases con ellos. Y te convertirás en su héroe cuando menos te lo esperes: zambulléndote en la piscina, en lo alto de la tirolina, practicando deportes en el lago, o tocando la guitarra alrededor de la hoguera.

2. Consigues desconectar

Entre los bosques y los lagos puede ser que no te llegue bien la señal Wi-Fi pero a cambio vas a poder desconectar totalmente, algo muy necesario de vez en cuando. Los entornos naturales y las nuevas amistades también van a contribuir a ello en gran medida.

3. Desarrollas habilidades que tal vez ni siquiera sabías que tenías

¿Nunca antes teñiste una camiseta? No hay problema. El campamento es un buen sitio para aprender (o perfeccionar) habilidades para pequeñas cosas cotidianas como teñir camisetas, atar miles de pequeños nudos hasta que tus muñecas se carguen con pulseras de la amistad, hacer todo tipo de manualidades y aprender todo tipo de trucos.

¡Te vas a convertir en un manitas!

4. Mejoras tu Curriculum Vitae

Las personas que han trabajado en campamentos son grandes comunicadores, aprendices de por vida, líderes, jugadores de equipo y pensadores creativos, por nombrar algunos.

Por lo tanto, si en tu CV pone que has trabajado en un campamento se tendrá en cuenta muy positivamente en tus futuras entrevistas laborales.

5. Marcas la diferencia

Piensa en todo lo que puedes aportar en la vida y la educación de los niños con los que vas a estar. Antes hablábamos de que para ellos te convertirías en un modelo a seguir, y será muy importante lo que puedan aprender de ti.

Los niños también van a los campamentos para desconectar, para hacer nuevos amigos, y en muchos casos para superar miedos y olvidar problemas. Y ahí estarás tú para ayudarles con todo esto, viendo cómo avanzan día a día, ¿te imaginas algo más gratificante?

6. Haces amistades para toda la vida

Nada más llegar al campamento conocerás personas muy interesantes. Piensa que tus compañeros de trabajo son algunos de los mejores simplemente por estar allí: al igual que tú van a dedicar su verano a aprender, crecer y crear impacto en la vida de los demás.

Un momento increíble para ampliar tu red de amigos con personas de diferentes países y de diferentes ámbitos de la vida.

7. Disfrutas de la naturaleza

Lo creas o no, el aire libre puede darte una sensación de relajación y recargarte de energía. Tener tiempo para disfrutar de una vida más tranquila, ver el amanecer y sentarte hasta tarde bajo un cielo lleno de estrellas puede hacer más por ti de lo que podrías imaginar.

8. Perfeccionas tus habilidades de liderazgo

Hay un montón de oportunidades para mejorar tus habilidades de liderazgo trabajando en un campamento porque, en un momento u otro, se te pedirá que lideres. Tanto si estás dirigiendo a otros miembros del personal como a un grupo de acampados, se esperará de ti que dirijas con sabiduría.

9. Aprendes mucho sobre ti mismo

Después de pasar un verano en el campamento seguramente descubrirás algunas de tus fortalezas y debilidades, lo que te vendrá muy bien para enfrentarte a entrevistas de trabajo en un futuro. Te vas a conocer mejor a ti mismo y eso da mucha seguridad.

Porque trabajar en un campamento es algo maravilloso, pero también es un reto. Es posible que en algún momento no sepas cómo lidiar con una situación, con un acampado o con un compañero. Pero ya verás cómo consigues solucionarlo y al final, al echar la vista atrás, te sentirás orgulloso de todo lo que has sido capaz de hacer.

10. ¡Te pagan por estar loco!

Reconócelo, jugar con los niños, volver a tu infancia y comportarte como ellos de vez en cuando es sinónimo de libertad, es momento de dejar de lado la vergüenza y los prejuicios. Así que, prepárate para disfrazarte, jugar, cantar, bailar y estar loco como ellos, porque durante unas semanas vas a formar parte de su mundo. ¡Y te van a pagar por ello!

Entonces, ¿estás listo para trabajar con alegría, marcar la diferencia, construir tu curriculum vitae, ampliar tu red de amistades, aprender un montón de cosas, y tener el mejor verano de tu vida?

Autor: Isabel

Hola, mi nombre es Isabel y mi función en Interlink es la de supervisar y organizar la información que nos proporcionan las escuelas con las que trabajamos en diferentes países para ofrecer a nuestros clientes los mejores y más variados programas lingüísticos en el extranjero, lo que incluye también la visita a dichas escuelas para asegurarnos de la calidad tanto de las instalaciones como de la enseñanza. Además me encargo de los trabajos de community management. Durante muchos años trabajé en el sector de la arquitectura y la construcción, dedicando gran parte de mi tiempo libre a mis mayores aficiones que son el arte en todas sus manifestaciones (artes pláticas, arquitectura, literatura, cine, fotografía…), los idiomas y viajar. Tras licenciarme en historia del arte empecé a trabajar en Interlink, lo que de alguna forma me permite aplicar gran parte de estas aficiones al trabajo.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.