Amsterdam, línea final

| 0 Comentarios

Share Button

tranvía de AmsterdamParticipante: Beatriz García García

Acababa de llegar hacía pocos días a Amsterdam para llevar a cabo un curso. Estaba paseando por el centro con una amiga, visitando tiendas, tomando algo en una terraza… hasta que decidimos volver a casa.

Subimos a un tranvía, pensando llegar a casa pronto porque ya había empezado a hacer frío y estábamos cansadas.

El tranvía se fue quedando poco a poco vacío y eso nos extrañó un poco, pero seguimos sentadas en nuestros asientos. Cuál fue nuestra sorpresa cuando el conductor paró el tranvía, se bajó de él y nos dejó encerradas dentro.

Imaginaos el susto que nos dimos, todo oscuro, sin poder salir del tranvía. Nos acercamos a la parte delantera del tranvía y empezamos a golpear la puerta, llamando al conductor para que nos abriera. Pero ni nos veía y mucho menos nos escuchaba. Habíamos llegado a la parada final del tranvía, donde se quedaban los tranvías guardados después del trayecto y el conductor se había metido a una caseta donde había otros conductores y no se había dado cuenta que nos había dejado allí encerradas.

Después de llevar un rato intentando llamar la atención de los conductores sin éxito alguno. Pensamos tocar la bocina del tranvía para hacer más ruido y que así supieran que estábamos allí dentro. Y así fue… uno de los conductores se acercó al tranvía y nos abrió las puertas con una cara de súper enfado. Le contamos lo que nos había pasado atropelladamente porque estábamos muy nerviosas. Finalmente, él nos tranquilizó y nos dijo cómo podíamos volver a casa.

Después de varias horas, llegamos a casa, cansadas, pero por fin en casa.

Autor: Interlink

Todos sabemos lo importante que es hoy en día hablar idiomas, para viajar, para poder comunicarte con gente de otros países , para estudiar en el extranjero, para conseguir un buen trabajo. Sin embargo, para algunos hablar inglés sigue siendo la gran asignatura pendiente, para otros lo es hablar una tercera lengua. En Interlink estamos convencidos de que todos podemos llegar a dominar otros idiomas. Pero también creemos que la mejor forma de hacerlo es realizando una inmersión en el extranjero. Por eso llevamos más de 20 años ayudando a niños, jóvenes y adultos a vivir su sueño de aprender inglés, francés, alemán… en diferentes países. Somos miembro de ASEPROCE (Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero), FELCA y reconocida por la asociación internacional de escuelas IALC. Además este año hemos recibido la categoría PREMIUM en la auditoría realizada por Lloyds.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.