Un hotel un poco especial

| 1 Comentario

Share Button

vacaciones en LondresParticipante: Tatiana Barreto Dominguez

Para unos días que fuimos a Londres de vacaciones, nos pasó de todo, sobre todo con los hoteles. Resulta que fuimos cinco: mi novio, tres amigos y yo. Mi novio y dos de sus amigos habían vivido allí hacía unos años y era la primera vez que volvían. Pues le estuve dando el coñazo a mi novio para que reservara hotel, y el no lo hizo porque quería ir al hostal donde vivieron (que no se puede reservar). Cuestión, que a las 12:20 de la noche llegamos al hostal. Y como supongo que esperabais… No queda sitio! Nos ponemos a patear la zona donde había un montón de hoteles y todos llenos, excepto uno que tenían solo para dos personas. Cuestión, que al final encontramos uno que queda habitación para tres, así que decidimos separarnos, en uno mi novio y yo y en el otro los amigos.

Acompañó a los amigos a hacer la reserva (porque decían que no entendían bien el inglés, ¡y eso que habían vivido ahí un año!) y me fui con mi novio para el otro hotel. Fue muy bueno cuando el hombre nos dice “acaban de ocupar la habitación hace dos minutos”. Se puede decir que en este momento destilaba odio hacia mi novio XD!

El hombre, muy majo, nos vigiló las maletas mientras nosotros fuimos a buscar hotel mientras el intentó ayudarnos llamando a otros hoteles. Pateando y pateando por las calles vacías acabamos preguntando a unos policías por un hostal y nos metieron en su coche y nos llevaron a uno donde creían que habría alojamiento (yo flipando).

Acabamos desayunando en McDonals y por la mañana seguimos buscando. Al final encontramos en bayswater un hotel que tenía una sola llave magnética para todas las habitaciones y tenías que ir a recepción para que te abrieran. Un par de veces el muy vago del encargado nos dejó la llave y esta se caía a pedazos de lo machacada que estaba.

Los últimos 5 días estuvimos en otro hostal de King’s Cross que se caía a pedazos y el responsable era un ruso con pinta de psicópata. Al subir las escaleras se hundió un escalón, y bueno, tendrías que haber visto las habitaciones… Qué miedo!!! La nuestra era una antigua cocina y daba a las vías de la estación, tenía un espejo roto y una pica que estaba hecha polvo… debajo de la ventana, en el patiecito de la planta baja había un montón de lavadoras rotas. En la habitación de una de los otros (eran habitaciones de dos y ella dormía sola) había un cazo de un perro y cada mañana se levantaba con alguna cucaracha en la cama, y en la habitación de los otros dos, que estaban en el segundo piso había goteras (a saber de qué porque aún había un tercer piso), y una toalla de alguien que estuvo antes.

Éramos los únicos inquilinos y en la puerta cerrada con candado. Al lado del lavabo del tercer piso había una pegatina que rezaba “life is short”. El día que llegamos había un viejo con mala pinta que con un serrucho cortaba una vara de metal y tenía el dedo vendado. Uno de los amigos y yo intentamos adivinar el orden de las muertes por las cuales caeríamos uno a uno XD, y mi novio y yo dormimos los dos primeros días con la maleta contra la pared! Jejeje. Un día mi novio salía del lavabo y vio subir al encargado de la planta baja y le dijo con cara de loco “¿Qué haces?”, y mi novio: “Nada, voy a dormir”. El tío se giró, se rio y dijo: “Sí, a dormir. jeje. Buenas noches…-“. ¡Qué miedo!!!! Jajajaja. Al final no murió nadie… ahora que hemos vuelto echo de menos las risas que nos echamos aunque hay que confesar que a veces pase miedo…

También te puede interesar

Autor: Interlink

Todos sabemos lo importante que es hoy en día hablar idiomas, para viajar, para poder comunicarte con gente de otros países , para estudiar en el extranjero, para conseguir un buen trabajo. Sin embargo, para algunos hablar inglés sigue siendo la gran asignatura pendiente, para otros lo es hablar una tercera lengua. En Interlink estamos convencidos de que todos podemos llegar a dominar otros idiomas. Pero también creemos que la mejor forma de hacerlo es realizando una inmersión en el extranjero. Por eso llevamos más de 20 años ayudando a niños, jóvenes y adultos a vivir su sueño de aprender inglés, francés, alemán… en diferentes países. Somos miembro de ASEPROCE (Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero), FELCA y reconocida por la asociación internacional de escuelas IALC. Además este año hemos recibido la categoría PREMIUM en la auditoría realizada por Lloyds.

Un Comentario

  1. ¿2.162 votos y ni un comentario? ¿los mismos votos que otras historias? Esto huele muy mal ….

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.