La leyenda de la calzada del gigante

| 0 Comentarios

Share Button

la Calzada del gigante

Hola travel lovers! Esta semana estamos de estreno en nuestro blog, con la sección “curiosidades y consejos”. Como nos encanta viajar y conocer nuevos lugares, y sabemos que a vosotros también, queremos compartir nuestras experiencias, y nos encantaría que vosotros también lo hicierais contándonos las vuestras. Así, todos nos podemos aprovechar de la experiencia viajera.

Cada semana os traeremos curiosidades sobre ciudades o rincones del mundo, consejos sobre viajes que os puedan ser útiles, e incluso alguna anécdota que nos haya ocurrido.

Inauguramos esta sección con una leyenda que nos encanta, la de la Calzada del Gigante en Irlanda del Norte. Muchos sabréis que La Calzada del Gigante es una formación rocosa de unas cuarenta mil columnas de basalto, creadas hace unos 60 millones de años a causa del enfriamiento relativamente rápido de la lava de un cráter y blablablá…pero a mí me gusta mucho más contar la leyenda.

Seguro que muchos ya la conocéis, pero para los que no, ahí va…

Bueno, antes de nada, por si alguien no sabe qué es eso de la Calzada del gigante, la foto es la que aparece al inicio de este post.

Curiosa, ¿eh?

Aquí podéis ver la guía oficial por si la queréis visitar.

Y ahora sí, ahí va la historia:

Érase una vez (o como dirían allá por Irlanda Once upon a time…) un gigante irlandés llamado Finn McCool y un gigante escocés llamado Benandonner. Tal era la rivalidad de estos dos gigantes, que un día Finn decidió construir una calzada para llegar hasta Escocia a pie y desafiar al gigante escocés. Pero cuándo el pobre Finn llegó a Escocia y vio el tamaño de su contrincante, dio media vuelta y regresó apresuradamente a Irlanda.

Antes de seguir con la historia he de decir que en este punto hay cierta controversia, ya que hay quien atribuye la genial idea que os voy a contar a continuación, a su esposa Oonagh. Cuenta la leyenda que Finn, pidió ayuda a su mujer quién urdió una brillante estrategia, disfrazando a su marido de bebé y metiéndole en una cuna (imaginaos el tamaño de la cuna…).

Cuando llegó Benandonner buscando pelea, Oonagh le dijo que quien estaba en la cuna era su hijo Oisin. Entonces el escocés, al ver el tamaño del “bebé” e imaginando como sería el padre, se fue de vuelta para Escocia como alma que lleva el diablo, destruyendo la calzada a su paso para que el papá de Oisin, osea Finn, no le pudiese alcanzar.

¿Os ha gustado la historia?

Pues si viajáis a Irlanda del Norte no dejéis de visitarla, porque es un lugar realmente único. Y para terminar os dejo una foto de cuándo la visité yo, allá por el año…uuuf, ya ni me acuerdo, aunque más o menos se puede intuir por el color de la foto y la pose que tenemos de portada de disco de los 90…☺

travel lovers

¡Hasta la semana que viene!

Autor: Isabel

Hola, mi nombre es Isabel y mi función en Interlink es la de supervisar y organizar la información que nos proporcionan las escuelas con las que trabajamos en diferentes países para ofrecer a nuestros clientes los mejores y más variados programas lingüísticos en el extranjero, lo que incluye también la visita a dichas escuelas para asegurarnos de la calidad tanto de las instalaciones como de la enseñanza. Además me encargo de los trabajos de community management. Durante muchos años trabajé en el sector de la arquitectura y la construcción, dedicando gran parte de mi tiempo libre a mis mayores aficiones que son el arte en todas sus manifestaciones (artes pláticas, arquitectura, literatura, cine, fotografía…), los idiomas y viajar. Tras licenciarme en historia del arte empecé a trabajar en Interlink, lo que de alguna forma me permite aplicar gran parte de estas aficiones al trabajo.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.