Una alabanza de Newcastle upon Tyne

| 0 Comentarios

Share Button

La mejor ciudad del Reino Unido

fuegos artificiales en Newcastle

Que su gente es amable y amante de la diversión y que haya sido considerada como la primera ciudad para los lectores de The Guardian no fue ninguna sorpresa para los Geordies.

“Una noche de febrero hace unos años me encontré de pie en la orilla de un ancho río oscuro. Luces de colores pastel se fundían en toda la superficie brillante del agua. El arco iris de un gran puente se hacía eco aguas abajo, por el lapso de azul-verde de otro. El vidrio de grandes edificios brillaba y un viento frío soplaba desde el este. Me sentí como en otras grandes ciudades durante la noche, como si estuviera en un lugar sin tiempo y mágico. Me tomó algún tiempo reconciliar esto con el hecho de que estaba en Newcastle.

Newcastle es la ciudad más cercana al lugar donde nací, la ciudad más cercana a donde vivo ahora. He estado visitándola durante el tiempo suficiente para recordar cómo era en los tiempos de la película Get Carter, todo ladrillo, pizarra y humo. He venido a ver partidos de fútbol y conciertos, a comer y beber, a comprar artículos en Airfix kits hace años y a comprar carritos de bebé y silletas más recientemente. Pero hasta esa noche de invierno realmente nunca había notado Newcastle. La familiaridad me había provocado indiferencia. Era como ese momento en una película de Hollywood cuando la chica desaliñada de al lado se quita las gafas y ah, caramba! Es Grace Kelly!”

Harry Pearson, The Guardian

Newcastle ha sido votada como la mejor ciudad del Reino Unido por los lectores de The Guardian y The Observer, lo cual ha venido como una pequeña sorpresa, ya que la ciudad se clasificó en quinta posición el año pasado. Pero es que la atmósfera de amabilidad casi patológica y el buen humor de Newcastle se derivan de una cosa simple: todos los Geordies se sienten orgullosos de haber nacido aquí, y tienen la confianza propia de la gente que se siente privilegiada.

Newcastle se ve como una ciudad de fiesta, a veces los sábados no es raro encontrarte a ti mismo como la única persona en la estación central, espléndidamente restaurada, que no lleva un sombrero o un traje de superhéroe. Pero no tienes que llevar un sombrero de vaquero de color rosa, una camiseta con tu apodo en la espalda, o un traje de enfermera para disfrutar del ambiente nocturno de la ciudad.

Newcastle está basada en la innovación y la ingeniería. Un buen ejemplo del esplendor victoriano se puede ver en la Sociedad Literaria y Filosófica, a pocos pasos de la estación, con su fachada neoclásica. Fundado en 1793 como un “club de conversación”, el Lit & Phil es una biblioteca privada que ofrece un ambiente de club Pall Mall. Oscar Wilde y Edith Sitwell impartieron clases allí, y el cómico Alexander Armstrong es el actual presidente. Solamente los socios pueden sacar libros, pero el público puede pasear, sentarse en un sillón de cuero, tomar una taza de té y galletas, y leer la prensa mientras admira los interiores de madera.

Una vez, los pubs tradicionales casi fueron eliminados en Tyneside por la moda de los nuevos locales de copas con luces intermitentes, cerveza lager y música moderna. En un momento parecía que sólo la Crown Posada estaba manteniendo la idea de una pinta de cerveza ale, pero ya no. Hoy en Newcastle hay una próspera cultura de micro-cervecerías a través de Tyneside, el condado de Durham y Northumberland con gran cantidad de lugares para degustarlas. El Cumberland Arms en James Place Street, Ouseburn, ofrece a sus clientes cebolletas, pasteles de carne, excelente y auténtica cerveza ale de cervecerías locales como Northern Alchemy y Allendale. Muy cerca, en St Lawrence Road, está el igualmente recomendable Free Trade Inn; observar la puesta del sol detrás del puente de Tyne desde su jardín delantero ofrece un toque de auténtico romance norteño.

El Centro Báltico de Arte Contemporáneo, en el lado sur del río, en Gateshead, tiene una sucursal en High Bridge, Baltic 39, con diversas exposiciones temporales y eventos en su galería de la planta superior. Allí se montó la versión original de la aclamada exposición They Used to Call it the Moon, que actualmente se ha trasladado al espacio más grande sobre el Tyne.

Hace veinte años encontrar lugares decentes para comer era una tarea complicada, pero eso ya no pasa. El Settle Down Cafe en Thornton Street tiene un cuarto trasero como el salón de la casa de tu abuela, y ofrece buena comida, especialmente los pasteles (que también se pueden comprar para llevar en la Sugar Down Bakery a la vuelta de la esquina en Pink Lane, un estrecho callejón que también es el hogar del excelente Pink Lane Cafe) y el servicio es particularmente amable incluso para los estándares de Newcastle. La Sugar Down Bakery suministra pan a otra nueva institución floreciente, Quilliam Brothers Tea House, ubicada en un edificio victoriano señorial detrás de la universidad, que una vez albergó una librería. Este es un establecimiento curioso, los Quilliams importan el té ellos mismos, y disponen de unas 60 variedades, y recientemente han abierto una sala de cine en el sótano. El Tyneside también tiene varios cafés recomendables.

El panorama de restaurantes también está experimentando un renacimiento, con ejemplos como House of Tides, la pizzería DAT Bar con su auténtica cerveza ale y su pizza de masa madre, el gastro-pub The Broad Chare o la vieja escuela Sardinian Panis, que se encuentran entre los favoritos locales.

Un último consejo: a los Geordies les gusta hablar. Se aconseja a los visitantes que dispongan por lo menos 10 minutos para comprar el periódico.

También te puede interesar

Autor: Interlink

Todos sabemos lo importante que es hoy en día hablar idiomas, para viajar, para poder comunicarte con gente de otros países , para estudiar en el extranjero, para conseguir un buen trabajo. Sin embargo, para algunos hablar inglés sigue siendo la gran asignatura pendiente, para otros lo es hablar una tercera lengua. En Interlink estamos convencidos de que todos podemos llegar a dominar otros idiomas. Pero también creemos que la mejor forma de hacerlo es realizando una inmersión en el extranjero. Por eso llevamos más de 20 años ayudando a niños, jóvenes y adultos a vivir su sueño de aprender inglés, francés, alemán… en diferentes países. Somos miembro de ASEPROCE (Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero), FELCA y reconocida por la asociación internacional de escuelas IALC. Además este año hemos recibido la categoría PREMIUM en la auditoría realizada por Lloyds.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.