ESTANCIAS MAS CORTAS – INTEGRACION EN HIGH SCHOOL

El objetivo del programa de Integración en un High School es el de ofrecer al estudiante la posibilidad de conocer otra cultura en profundidad a la vez que mejora considerablemente su nivel de inglés, conviviendo en un entorno anglófono donde la influencia del castellano será prácticamente inexistente al ser éste un programa eminentemente individual. El objetivo del programa de integración no es sólo formar al alumno desde el punto de vista del aprendizaje o mejora de una lengua sino también que adquiera hábitos de responsabilidad y madurez al tener que desenvolverse de forma individual en un nuevo entorno.

Objetivos del programa

  • Vivir una inmersión lingüística y cultural total en un High School canadiense, asistiendo a clase y participando en la vida escolar como otro estudiante canadiense más.
  • Mejorar de forma significativa la capacidad de comunicación del estudiante en inglés, a través de las clases, el trato con los compañeros de clase y la familia de acogida.
  • Acceder a una educación de calidad, de acuerdo con los altos estándares de enseñanza canadienses, en centros reconocidos por su excelencia académica y amplia oferta extraescolar.
  • Descubrir el territorio canadiense y sus espectaculares paisajes.
  • Conocer el estilo de vida canadiense y el carácter acogedor de sus gentes.
  • Acercar a los estudiantes a los valores de sus compañeros canadienses y de otros estudiantes internacionales, y aprender de ellos.
  • Integrarse en una familia canadiense como un miembro más de ella.
  • Adquirir o aumentar la madurez personal a través de experiencias enriquecedoras.

Localización

Este programa tiene lugar en las provincias de Ontario, British Columbia, Alberta, Nova Scotia,Manitoba, Saskatchewan, New Brunswick y Québec.

Visado

Para este programa no es necesario visado, ya que la estancia es inferior a 6 meses.

El participante

Este programa está dirigido a jóvenes de 13 a 17 años con un gran interés por mejorar el inglés y por sumergirse en una cultura anglófona y nueva para ellos. Se puede participar de forma individual o en grupos, distribuyéndose de 2 a 4 alumnos por centro. Este programa implica un esfuerzo por parte del estudiante, no sólo para adaptarse a una nueva cultura y a su entorno, sino también a la hora de recuperar la dinámica normal de su curso escolar a la hora del regreso a España. Sin embargo, dicho esfuerzo encuentra su recompensa, ya que, a la vuelta, el estudiante tendrá no sólo un mayor dominio del inglés, sino también una mayor confianza en sí mismo y una visión más amplia del mundo.

Estructura del programa

En este programa las fechas son flexibles, aunque se recomienda que se empiece en el inicio del trimestre, es decir en septiembre o en febrero. Las estancias pueden ser de duración variable a partir de 4 semanas. El estudiante asiste a clase de lunes a viernes como si fuera un estudiante local, así como a las actividades diarias después de las clases (opcionales), de carácter deportivo o cultural, según elección del alumno (la oferta varía dependiendo del colegio).

Las clases y las actividades

Este programa está diseñado para que los estudiantes acudan a clase en un High School como cualquier estudiante canadiense. En función de su edad y sus intereses, se les asignará una clase u otra y, al igual que cualquier estudiante canadiense o extranjero, se adherirá al plan de estudios establecido por el Ministerio de Educación canadiense dentro de su nivel. Sin embargo, a tratarse de un programa de poca duración, no recibirá créditos como los estudiantes canadienses. El número de alumnos españoles en cada centro varía dependiendo del número total de alumnos del HighSchool. Habitualmente no hay más de 4 alumnos por High School de unos 1200 alumnos.

Los alumnos, al igual que sus compañeros canadienses, podrán inscribirse en los clubes y equipos de deporte del colegio disponibles. Después de las clases, practicarán los deportes que hayan elegido o participarán con sus compañeros canadienses en los clubes. Dependiendo del distrito escolar, los estudiantes podrán participar en excursiones con el resto de estudiantes internacionales; dicha opción varía dependiendo del lugar donde se realice el programa. En cualquier caso, las familias anfitrionas estarán encantadas de mostrar la zona en la que viven y sus lugares de interés a los estudiantes.

Alojamiento y comidas

Las familias anfitrionas canadienses que se seleccionan para el programa se caracterizan por su deseo de acoger al estudiante como un miembro más y compartir con él su día a día y su cultura, tal y como demuestran las valoraciones que recibimos año tras año de nuestros participantes. Por esto y para aprovechar al máximo su estancia con la familia, el estudiante debe hacer un esfuerzo por integrarse en la misma, respetando en todo momento sus reglas de convivencia y su cultura. Debe también ofrecerse a ayudar en tareas del hogar, como poner la mesa o fregar los platos, y mantener su cuarto limpio y ordenado. En todas las familias el idioma que se habla en casa es el inglés o el francés, por lo que la inmersión lingüística del estudiante es completa en el tiempo que pasa con ellos. El participante es el único estudiante hispanohablante de la casa durante el programa, aunque puede que la familia anfitriona acoja a un estudiante de otra nacionalidad y lengua.

El alojamiento se realiza en habitación individual, e incluye todas las comidas. El desayuno y la cena se hacen en casa, lo que proporciona al estudiante la oportunidad de pasar más tiempo con la familia. Para la comida de mediodía, la familia prepara un packed lunch, que suele consistir en un sándwich y fruta, o le da lo necesario para que se lo prepare él mismo a su gusto. Un rasgo muy característico de los canadienses es darle al estudiante desde el principio libertad para que se sirva él mismo y para que prepare su propia comida si así lo desea.

En el momento de asignar las familias de acogida se tienen en cuenta todas las preferencias y necesidades especiales que el participante indica al hacer la inscripción, especialmente temas de alergias, mascotas o condicionamientos médicos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el estereotipo de matrimonio canadiense de clase media‐alta con dos niños y varias mascotas casi nunca se cumple. Entre nuestra selección de familias canadienses hay un gran número de padres que han obtenido evaluaciones impecables de los participantes y que no responden a este perfil. El estudiante puede estar seguro de que su familia anfitriona cumplirá con creces las expectativas de calidad del programa y, si no fuera así, se le asignaría inmediatamente una nueva. No obstante, la condición económica, de raza o religión no constituyen motivos válidos para solicitar un cambio de familia.

Transporte

El traslado de los estudiantes desde el aeropuerto hasta el domicilio de la familia anfitriona, tanto a la ida como a la vuelta, lo lleva a cabo la propia familia o un autobús del colegio. El trayecto diario a clase se realiza caminando o en transporte público (generalmente en autobús); el abono de transporte no está incluido en el precio del programa. El primer día, la familia enseña al estudiante qué autobús o autobuses debe coger para llegar al colegio y cualquier otra información que pueda necesitar.

Supervisión

Los estudiantes cuentan con la supervisión de un monitor español durante el programa, siempre que haya más de 25 alumnos en la misma zona. También disponen del apoyo de los coordinadores locales. Los estudiantes que se unan a los grupos en fechas determinadas, volarán desde Madrid con un monitor acompañante.